Buscar este blog

Cargando...

lunes, 20 de octubre de 2014

CRECE COMO EQUIPO


La UD Las Palmas crece como equipo. Lo ocurrido este domingo frente al Numancia puede ser una muestra de ello. Si en las primeras jornadas su fútbol descollaba por los destellos finalizadores de Sergio Araujo, en la victoria de la novena jornada -en el empate ante el Betis también- hay mucho en la labor de los amarillos relacionado con términos como cohesión, sacrificio y sociedad. Porque además de los cepos propios del CD Numancia que debió sortear, también le tocó edificar una parte de la victoria introduciéndose en la mina para proteger la ventaja con orden, rigor y una alta combatividad, propia del equipo fiable que reclama desde el verano Paco Herrera. No sólo la mantuvo sino que, en inferioridad numérica, la aumentó. Eso no se logra con individualidades; sí en cambio con el carácter asociativo de todos los jugadores, los enchufados y los que se adhieren.

Lo del Heliodoro queda, apenas tres jornadas después, como un vago recuerdo, el único lunar tras cubrirse la quinta parte del campeonato regular. El equipo puede sentir que crece, pero lo hace como grupo, con victorias que sus 13.646 del día supieron valorar por la búsqueda del gol a través de la paciencia y por la batalla defensiva cuando el partido se tornó gris. La chispa de Araujo ha sido una herramienta muy válida para llevarle arriba en la clasificación pero en estos encuentros ante el Numancia, en la semana loca de Copa y Liga, se ha demostrado que Las Palmas es mucho más que el momento brillante del ariete xeneize.

La Copa demostró que hay jugadores en la recámara en tan buen nivel como los titulares. Esa garantía la necesita el cuerpo técnico porque pronto vendrán las apreturas de las competición. La idea en todos, es la misma, tanto en juego como en ganas. Para vencer al Numancia en dos ocasiones, Las Palmas ha debido fabricar cuatro golazos en ambos partidos, sin que tengan los jugadores grancanarios la sensación de que el equipo soriano regaló un sólo instante en los 180 minutos del doble compromiso.

Y en ambas victorias también observamos un factor-entrenador incuestionable. No por el desarrollo del juego, sino porque las modificaciones que realizó Paco Herrera hicieron mejorar las prestaciones del equipo y explotar sus recursos. El grupo sale reforzado de estos cuatro días donde ha comprobado en el rostro del Numancia que cada punto en la actual Segunda División es una odisea.

jueves, 11 de septiembre de 2014

ARAUJO Y EL TURU


Algo apunta muy alto en la etapa de Sergio Araujo en la UD Las Palmas. Lo demuestra un hecho: sin haber alcanzado un mes desde que empezó la Liga, cuatro goles en tres partidos firmando un dato histórico en la entidad grancanaria, el presidente Miguel Ángel Ramírez se ha visto obligado a aclarar que el delantero no va a salir del club hasta el 30 de junio, fecha en que acaba el contrato de cesión del argentino procedente de Boca Juniors. Y, antes de ese día, el representativo grancanario es el que tendría la opción de depositar en la tesorería xeneize los dos millones (euro arriba o abajo, precio e impuestos) que costaría a Las Palmas mantenerle aquí con el 80 por ciento de la propiedad. Y solamente para Las Palmas es válido ese precio, porque es el que se acordó con antelación a su venida.
¿En qué nos recuerda Araujo a Turu Flores?. En primera instancia, que está haciendo correr ríos de tinta desde su llegada al equipo y, en especial, desde su aparición en la Liga española. Un jugador que tenga presencia en Boca Juniors ha de poseer características excepcionales. El pibe Araujo las ha puesto sobre el campo de juego en apenas 270 minutos de Liga, mejorando la realización goleadora inicial de todos los delanteros compatriotas suyos que le precedieron en el club.
Tiene más de Flores: el disparo con las dos piernas, potente y colocado, la obsesión por el gol y la fácil sociedad con sus compañeros. Dos físicos distintos, dos estilos también diferentes, pero una clara vocación.
El otro parecido con la etapa del Turu es que, nada más llegar ya se está generando en su entorno la hipótesis de nuevos destinos. No en la UD Las Palmas, que tardó semanas en forjar esta venida, con una apuesta determinada y unos movimientos de negociación que, a la vista quedan, están bien trazados. Cerró todos los detalles para que Araujo pudiera rendir en el equipo de Paco Herrera y que el jugador y club puedan vivir ajenos a la rumorología o a la especulación externa. Con la experiencia de Turu Flores ya conocida y con la garantía de que Araujo puede mantener esta amena sintonía con el gol, podría el argentino convertirse en el nuevo jugador mediático del equipo, en la ayuda de volver a la Primera División.
Araujo está feliz en Las Palmas; la Unión Deportiva siente que su apuesta por él se ha realizado al completo, la afición comienza a tenerle como icono de un proyecto de cantera (al fin y al cabo parece un canterano más por su juventud) y el presidente, convencido: "y si no tenemos el dinero, lo buscaremos".
Por una vez, quizá, la UD vuelva a ser en 2015 equipo comprador y aparque el rol de vendedor. En las botas de Araujo está el reto.

viernes, 22 de agosto de 2014

LLEGÓ LA HORA DE DAVID SIMÓN


A David Simón (Las Palmas de Gran Canaria, 16 de diciembre de 1988)  no le quedaba ya nada por demostrar. Paco Herrera no titubeó este viernes para mencionar su nombre como zaguero titular frente al Llagostera. A los 25 largos le llega el debut oficial con la UD Las Palmas al lateral diestro más parecido a Manuel Pablo García que ha fabricado la cantera grancanaria en las dos últimas décadas. A David Simón tampoco le ha costado convencer al entrenador que lleva contando cosas "muy buenas" de la cantera desde que arribó a la Isla. La 'locomotora' del filial encontró su primer hueco de manera involuntaria y el técnico, en teoría, le utilizará en la banda derecha para que la experiencia de Ángel López se vuelque en la izquierda, donde sí hay ausencias por el castigo de las lesiones (Christian Fernández y Dani Castellano).
David es una fruta madura del buen trabajo realizado con los equipos de formación de la UD Las Palmas. Su billete en 2014-15 es sin retorno, por edad y, especialmente, porque ya no le queda nada dentro por descubrir. La pasada temporada no lo vieron así: vino Ángel López y, casi al arribo de la Liga, Ernesto Galán. Herrera lo ha podido analizar día a día, incluso cuando le utilizó por la banda izquierda en uno de los amistosos donde fue ordenado y riguroso en el marcaje y no le temblaron las piernas para avanzar metros en busca del área adversaria. Si hay una puerta abierta, por ahí entrará Simón a todo gas.
El capitán de Las Palmas Atlético fue el jugador de Víctor Afonso más utilizado la pasada temporada en la mejor campaña del filial en Segunda B: 36 encuentros todos como titular, 3240 minutos, dos goles y cinco asistencias. Es un defensa que, además, crea peligro cuando acude en verticalidad -la palabra que más gusta a Herrera-. David sabía que no tenía vuelta atrás en 2014. Apenas hace medio año lo expresó públicamente en el Estadio Anexo, con Sergio Lobera en sus gradas. Marcó un gol extraordinario en la portería del Huesca, después de galopada personal por el costado derecho. Arrancó y ningún rival le pudo seguir, especialmente el lateral oscense de la ocasión (Enrique Corrales). Y cuando anotó miró al sector del graderío y señaló al Gran Canaria. "Allí quiero jugar", le dijo con una señal al entonces primer entrenador del club.
Lobera le convocó al día siguiente en Barranco Seco. Lo hizo para hacerle una observación sobre su gesto; el club tranquilizó horas después a Simón. "El año que viene será el tuyo", le dijeron desde la comisión deportiva. Ese día ha llegado. Atrás queda el notable sacrificio de una ejemplar etapa formativa de amarillo, la cesión en Segunda B con el Vecindario donde dejó huella, sus últimas lágrimas tras perder el tren del ascenso frente al Malleu, el éxito posterior del retorno a Segunda B con el filial, la clasificación histórica para la promoción a Segunda A con la segunda plantilla amarilla ... Todas las etapas las ha quemado David, que será uno de los centros de atención frente al Llagostera. Su presente empieza un 23 de agosto de 2014.